CATETERPICC

CateterPicc Indice

Versión para navegadores no compatibles con Flash (Ipad’s, Mac):

“ABC de los Cuidados de los Accesos Venosos”

Actualmente la medicina con sus avances cada vez mayores está logrando, no solo que los enfermos vivan más años, sino que además éstos tengan una mejor calidad de vida, a ser posible dentro del ámbito familiar, esto entraña un estudio serio del problema. Muchos de los pacientes podrán recibir tratamiento endovenosa ambulatorio, siempre que se cuente con un sistema fiable de administración del mismo, que de seguridad y confort al enfermo y facilidad a los profesionales que tienen que manejar los mismos.

Existen en el mercado una amplia gama de catéteres centrales que trata de responder a estas necesidades del paciente, son catéteres siliconados que permitirán estar implantados durante largo tiempo, ya que tanto a nivel nosocomial como hemodinámico darán menos problemas.
Dentro de la gama de catéteres de larga duración, se encuentran de implantación torácica, Reservorio, es un sistema totalmente implantable que no precisa de mantenimiento, cuando está en reposo y los cuidados en esta etapa se reducirán a ser heparinizado cada cuatro semanas.
Hickman de implantación preferentemente torácica es el más indicado para el Transplante de Medula Ósea y de implantación periférica el catéter PICC.
Daremos unas pautas sencillas para optimizar los resultados y resolver los problemas potenciales que puedan surgir en el manejo y cuidado de los mismos.

logoetiEs muy importante que los profesionales de enfermería se formen en las necesidades de los cuidados de cada uno de los sistemas y tomen conciencia de que muchos de los problemas potenciales desaparecerán con una aplicación de los distintos protocolos basados en la evidencia.
Este Manual quiere dar respuesta a tantas preguntas que nos hacemos los enfermeros y tantas como nos demandan los enfermos portadores de los distintos sistemas, para que seamos capaces de transmitir, seguridad, responsabilidad y autonomía al enfermo.

A lo largo de los años que llevo tratando a enfermos portadores de CVC, me he ido dando cuenta del sufrimiento que significa para el enfermo la mala o poca información que perciben del personal sanitario, la diversidad de criterios que a veces les desorientan, la falta de protocolos consensuados basados en evidencias de las unidades de referencia.

Muchos de los portadores crónicos de CVC saben que su vida depende del catéter que tienen implantado, ellos se han ocupado de formarse y de procurarse el autocuidado necesario, normalmente con muy buenos resultados, pero cuando tienen que ingresar sienten manejado un sistema que les es tan suyo, su catéter, sin el cuidado y el consenso necesario entre el equipo de enfermería. Podría seguir enumerando requisitos, pero creo que no es preciso.

Tenemos un gran reto los enfermeros y es responder con seriedad y evidencia a los cuidados que demandan nuestros enfermos, tenemos que ser capaces de sentir la importancia que tienen nuestros cuidados y capacitarnos cada día más. Las cargas de trabajo parecen ser canal por donde se van nuestras ilusiones de ser cada día mejores enfermeros, pero no debe ser así, tenemos cargas a veces excesivas, es cierto, pero ahí tenemos a nuestros enfermos que nos demandan y nos enriquecen cada día con sus propias vivencias y nos hacen ver la importancia que tenemos.

Autora: Mª Carmen Carrero

Comments are closed.